Radiación solar en la piel. Efectos y protección

Las radiaciones solares que llegan a la superficie terrestre provocan diferentes cambios sobre la estructura de la piel. En este post te voy a contar cómo actúa el sol en la piel y cómo de qué manera nos podemos proteger.
El sol emite unas radiaciones electromagnéticas en forma de ondas con diferentes energías. Cuanto más corta sea la onda, más energía emite y más peligrosa es. En esto tiene mucha importancia la capa de ozono, ya que es capaz de retener las radiaciones más peligrosas que nos referíamos antes: rayos cósmicos, rayos gamma, rayos X y la radiación ultravioleta C. Las radiaciones ultravioleta A y B, además de la radiación visible y los infrarrojos, son los que llegan, en parte, a la superficie de la Tierra.

 

Las radiaciones, cuanto mayor longitud de onda tengan, son capaces de penetrar más profundamente en la piel.

La radiación infrarroja, por ejemplo, es capaz de penetrar hasta la capa más profunda de la piel, provocando en condiciones normales, sensación de calor  y activación de la circulación sanguínea, [Tranqui, no es nocivo (lo suelen poner  los fisioterapeutas para ablandar las contracturas)]. pero sí que a una intensidad excesiva puede provocar quemaduras.

 

Las radiaciones ultravioletas UVB y UVA son las que más penetran a nivel epidérmico provocando pigmentación cutánea (bronceado), acción bactericida, disminución de las defensas del sistema inmunitario y posibles afecciones cutáneas como la disminución de la elastina, etc. Además, provocan la formación de radicales libres (moléculas con electrones solitarios que se unen a otros e intervienen en reacciones de oxidación dando lugar a fotoenvejecimiento, e incluso cánceres cutáneos).

La luz blanca o visible, por su parte, no es peligrosa pero puede desencadenar alergia al sol.

 

Los efectos más destacados de la luz solar en nuestra piel son:

♦ EFECTOS BENEFICIOSOS:

· Síntesis Vitamina D

· Acción terapéutica provocando una sensación física y psíquica de bienestar

· Estimulación de la circulación sanguínea

· Bronceado

 

♦ EFECTOS NOCIVOS A CORTO PLAZO:

· Eritema solar

· Picores, enrojecimiento, erupción cutánea…

· Aumento de espesor de la epidermis (por el desecamiento de la piel)

♦ EFECTOS NOCIVOS A LARGO PLAZO:

· Deshidratación

· Manchas cutáneas (hiper e hipopigmentaciones).

· Envejecimiento cutáneo  por los radicales libres

· Cáncer de piel

 

Ahora bien, ¿Cómo podemos protegernos de estos efectos nocivos?

-De manera natural nuestro organismo se protege frente a estas radiaciones  mediante el sudor, el aumento de espesor de la capa de células muertas, y mediante el bronceado.

– De manera artificial, es decir, es la manera en la que nosotros mismos ayudamos a la piel: mediante un aporte de minerales como Zinc, Selenio, Manganeso, y de vitaminas como caroteoides (por ejemplo con el consumo de zanahorias, tomate…), vitamina C, (cítricos y otras frutas y verduras) y tocoferoles o vitamina E (huevos, aceites vegetales), a través de nuestra alimentación saludable,  y por otro lado, complemetariamente,con la aplicación de cosméticos protectores, de los que hablaremos en el próximo post.

 

 

¿Tú te expones mucho al Sol?

Comenta qué te ha parecido el post y gracias por leerme

 

 

 

 

 

Fuente: Cosmetología aplicada a Estética Integral- Videocinco

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *